Insuficiencia Venosa Crónica

Es un conjunto de síntomas derivados de un mal funcionamiento valvular de los sistemas venosos en las extremidades inferiores.

Las venas son las encargadas de retornar la sangre al corazón. Tienen unas válvulas que facilitan este trabajo y, si éstas se vuelven incompetentes, el retorno se dificulta y la sangre se estanca en las venas, lo que provoca que éstas aumenten de tamaño y se formen las Varices.

Causas de la Insuficiencia Venosa Crónica

El sedentarismo, el embarazo, la obesidad, la edad, los malos hábitos posturales y el uso de prendas de vestir ajustadas aumentan el riesgo. Es cuatro veces más frecuente en mujeres que en hombres y podría ir en aumento en los próximos años a causa del sobrepeso y de la falta de ejercicio. Tienen más predisposición aquellos que pasan más de cinco horas diarias de pie o más de dos horas sentados.

Las épocas calurosas y los tratamientos con anticonceptivos orales empeoran el problema. Además, hay un componente genético que si los padres presentan varices, existe el 80% de riesgo de padecerlas.

Síntomas

· Cansancio, quemazón, presión y pesadez de ambas piernas, sobretodo al final de la tarde.
· Dolor de piernas e incluso, sensación de hormigueo.
· Presencia de varices.
· Inflamación de las piernas.
· Picor.
· Calambres nocturnos.

Los síntomas son muy molestos. El 50% de las personas que la sufren refieren que esta patología les causa un deterioro de su vida diaria.

Diagnóstico

A través de la historia clínica del paciente, con sus antecedentes, los síntomas que presenta y la exploración física, es posible detectar el problema.

Posteriormente, se puede confirmar con la realización de una ecografía-doppler de las extremidades inferiores para analizar las características del flujo y ver el funcionamiento de las válvulas venosas.

Tratamiento

En los casos leves, el tratamiento sólo va destinado a la mejoría de los síntomas. Se debe comenzar una rutina de ejercicio físico que favorezca la acción de las válvulas, hidratarse bien e iniciar una dieta sana y equilibrada para mantenerse en el peso ideal.

Son de gran ayuda el uso de las medias de compresión que favorecen el retorno. Los baños de agua fría de las piernas durante unos minutos, mientras se masajeaba en sentido ascendente, así como descansar con las piernas elevadas, mejoran mucho los síntomas.

Se deben evitar las contusiones en las piernas y usar protector cuando se tome el sol para prevenir complicaciones. El tratamiento farmacológico es a través de flebotónicos, que mejoran el tono venoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *