Valor Nutrimental de las Fresas y el Rábano

Historia de las Fresas

Símbolo medieval que representaba perfección y justicia. Las fresas se servían en ocasiones especiales para promover paz y prosperidad. En Francia eran consideradas afrodisíacas. Esta creencia era tan fuerte que se servían fresas en la sopa. Cuando una mujer y un hombre se dividían una fresa se creía que se enamorarían de inmediato.

También se creía que las fresas tenían propiedades curativas. En 1597, el herbolario inglés John Gerard escribió que las fresas ayudaban a “enfriar” el estómago y la inflamación del hígado. Algunos hospitales en Europa cultivaban la planta para asegurarse de tenerla al alcance.

Se ha demostrado que las fresas también ayudan a prevenir tumores por el contenido de ácidos fenólicos como es el caso de ellagic.

Temporalidad

Noviembre a mayo.

Cultivo

Las fresas son plantas herbáceas de la familia de las rosáceas, en la que también están el cerezo, el ciruelo, el manzano y el peral. Las matas pueden alcanzar 25 cm. de altura y se componen de un rosetón central del que parten diferentes ramas.

Son rastreras y se extienden por el suelo. Las flores son pequeñas y de color blanco. Las fresas pueden llegar a alcanzar el tamaño de una ciruela, en su superficie se encuentran multitud de granitos duros que son semillas. Se cultivan principalmente en clima fresco y terreno húmedo.

Selección

Preferir las fresas de color rojo intenso, brillante fresca, y consistencia firme. El tallo y las hojitas deben verse verdes y no marchitas. Evitar las fresas que tengan zonas verdosas o blancas o estén magulladas.

Almacenamiento

Maduras se deterioran muy rápidamente, por lo que es conveniente lavarlas, desinfectarlas y congelarlas hasta por un mes.

Beneficios del Rábano

El rábano es rico en piridoxina, vitamina C y yodo. La fibra de los rábanos ayuda a mantener el funcionamiento normal de intestino y puede ayudar también a prevenir cáncer de colón o de recto. Están compuestos principalmente de agua y contienen muy pocas kilocalorías.

Algunos herbolarios sugieren unas cucharaditas de jarabe de rábano para aliviar padecimientos respiratorios, como la bronquitis y el asma. El jarabe que es acuoso se prepara con un rábano picado y agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *